Analisis Destacado

What Lies in the Multiverse8 min read

20 de febrero de 2023 5 mins de lectura

por:

GDejota
Array

What Lies in the Multiverse8 min read

Qué agradable sensación esa de comprar un juego del que sabes poco o nada y encontrar un tesoro. Es lo que me ha pasado esta semana con What Lies in the Multiverse, videojuego multiplataforma desarrollado por el estudio chileno Voyager. Una suculenta oferta en la eShop de Switch me animó a darle una oportunidad y si tengo que hacer un balance calidad-precio creo que será la mejor compra del año.

What Lies in the Multiverse imagen hombre durmiendo
¿Cuándo se despertará ese señor?

El viejo y el niño

What Lies in the Multiverse nos narra la historia de un chaval que trasteando con su ordenador logra romper el multiverso. Su duro trabajo se ve frustrado cuando aparece Everett, un extravagante hombre con la capacidad de viajar entre dimensiones, y le destroza el ordenador. Por suerte, acepta a la petición del chico de convertirse en su asistente y acompañarle en su particular misión en búsqueda de una misteriosa isla.

La historia es un vaivén de situaciones cómicas que provocarán numerosas carcajadas gracias a sus personajes principales, el niño y Everett, un trasunto de Marty McFly y el Doc de Regreso al Futuro o de los recientes Rick y Morty. Evidentemente Everett es el que lleva todo el peso de la narración. En principio parece un tipo prepotente insensible, pero pronto coge cariño al chico y veremos que esconde una trágica historia tras esa fachada de indiferencia. Los ‘villanos’ del videojuego también rebosan carisma y darán lugar a algunos de los momentos más divertidos – y dramáticos – de la aventura.

Pero What Lies in the Multiverse no es una simple comedia que busque situaciones absurdas con las que reír. Al ritmo que se suceden los chistes asistiremos a una profunda historia de amistad y pérdida y llegando al final del juego tendremos el corazón en un puño y la lágrima ocupará el lugar de la sonrisa. De forma magistral, Voyager Studios ha sabido entretejer un argumento con hilos cómicos y dramáticos haciéndolos encajar a la perfección. Los diálogos, los personajes, las tramas secundarias, el diseño de niveles, el ritmo; todos reman en la misma dirección y sientan cátedra sobre cómo se debe trabajar la narrativa en los videojuegos.

Nunca.

El multiverso del apocalipsis

Ninguno de los elementos que componen What Lies in the Multiverse puede decirse que emane originalidad, todo lo contrario, se aprovecha de varias de las corrientes más populares de la actualidad, como la temática del multiverso. La mecánica principal, por ejemplo, que consiste en cambiar radicalmente el escenario pulsando un botón, no es nueva. Aquí se llama multiverso, en otros juegos se le conoce como dimensión, en otros se viaja al pasado o futuro y en algunos se pasa al inframundo (A Hole New World). Sin embargo, logra construir una personalidad propia y única.

Cada nivel tiene su universo paralelo, los cuales, aunque diferentes, siempre siguen un mismo patrón: muestran un futuro apocalíptico. Gracias al bastón de Everett, nuestro protagonista podrá viajar constantemente entre ellos, habilidad fundamental para sortear obstáculos y resolver los puzles que se nos irán planteando

Bailar entre universos en What Lies in the Multiverse es una experiencia especial gracias al enorme esfuerzo que han puesto los desarrolladores en construir un profundo y complejo lore. Y no me refiero sólo al ya comentado argumento principal, sino al trasfondo de los niveles, cada uno con su propia narrativa. Si los recorremos en el universo normal nos cruzaremos con npcs realizando actividades mundanas como caminar, charlar, pescar o jugar, que parecen no tener relevancia alguna, pero se nos encogerá el corazón al ver que dichos npcs en el multiverso paralelo son cadáveres esparcidos por el terreno. A veces su destino será incluso más cruel.

Y es que detrás de una máscara de comicidad, What Lies in the Multiverse nos habla de complejos temas como la muerte, el destino, la pobreza, la soledad y la tiranía, pero lo hace con sutileza, poniendo pildoritas de información para el jugador que quiera ver más allá de una simple aventura. En ocasiones, ni siquiera se molestará en ser sutil y presenciaremos salvajes escenas apocalípticas y leeremos dramáticas cartas de despedida ante un final inevitable. Duro y precioso a partes iguales.

What Lies in the Multiverse imagen pueblo
El universo del chico. Niños jugando, una anciana en el banco… ¿Cómo será su universo paralelo?

Puzles y plataformas

Si tenemos que etiquetar What Lies in the Multiverse diríamos que es un juego de puzles y plataformas. Controlamos a un chaval pequeño y poco atlético que fundamentalmente tendrá que avanzar por escenarios repletos de obstáculos. Mover cajas, deslizarnos por el hielo, trepar por enredaderas, cruzar vagones de tren, controlar la gravedad etc. Todo mientras saltamos de un universo a otro gracias al bastón de Everett. El desafío que ofrece es interesante y los puzles cuentan con un inteligente diseño, pero están lejos de suponer un reto para un jugador experto. Tampoco importa, el magnetismo de sus personajes y la potente carga narrativa se bastan para mantenernos enganchados a la consola.

La exploración premiará a los jugadores más interesados en la atmosfera del videojuego. En cada capítulo hay varios objetos escondidos que nos narran la historia de los diferentes universos y nos explican, de forma muy somera, las razones de su destrucción o simplemente el – trágico – final de algún personaje. Unas 7-10 horas nos llevará completar la aventura dependiendo de cuánto decidamos explorar.

What Lies in the Multiverse imagen pueblo multiverso
En el multiverso la vida no es tan placentera. La anciana con una espada, cadáveres y esclavos.

Píxel-art y música en perfecta simbiosis

La decisión de usar el píxel-art en What Lies in the Multiverse de nuevo no es original, pero la caracterización de escenarios, personajes y la enorme variedad de situaciones que propone el videojuego marcan la diferencia. Pasaremos de alegres paisajes con coloridos sprites a universos helados, oscuros y asfixiantes. Los personajes, pese a su diseño en un píxel-art que no permite un amplio nivel de detalle, son tremendamente expresivos, factor que se potencia gracias al fenomenal uso de la cámara que jugará con el zoom en numerosas ocasiones para potenciar la narración. No es el mejor uso del píxel que hay en el mercado, pero suple la falta de potencia con buenas dosis de imaginación y originalidad.

La música es superlativa. Un videojuego de estas características requiere una amplio repertorio melódico que encaje con la enorme variedad de escenarios y situaciones que se presentan. No sólo a nivel de diseño de escenarios, en el que evidentemente una época glacial precisa de un acompañamiento musical diferente al de una ciudad. También para acompañar la narrativa, la cual es capaz de mutar de la comedia al drama en un chasquido de dedos. Pasaremos de delicadas notas de piano con tintes fúnebres como acompañamiento a una zona en la que la muerte ha hecho mella a la intensidad tecno propia de un casino en el que Everett pasa la noche. En total, más de 50 melodías componen esta soberbia OST.

Conclusión

What Lies in the Multiverse nos hará recorrer un gran número de universos acompañando al inolvidable Everett. Nos aprovecharemos del multiverso para resolver un gran número de puzles que, eso sí, no destacan por su complejidad. No importa en exceso porque su historia, personajes y lore se bastan para engancharnos a la consola. Los chicos de Voyager logran algo a la altura de muy pocos: provocar en el jugador lágrimas de risa y emoción a partes iguales. Una pequeña joya que recomendaré siempre que se presente la oportunidad.

+ publicaciones

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.

Array
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *